Si se sumerge la esponja jabonosa en agua y se estruja, una gran cantidad del principio activo se disuelve en el agua y por tanto se desperdicia.

Para utilizar correctamente la esponja jabonosa basta con humedecer ligeramente la misma con unas pocas gotas de agua para generar suficiente espuma.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

OK
Aviso de cookies